jueves, 17 de agosto de 2017

Atrapando el valor.

Queridos.
Estoy ya de vuelta.  Han sido tres días de seminario de gran intensidad y densidad.
Hago  (new) balance. Como la ponencia de un jovencito de Boston que ya nos pilló desconcertados o desconectados de esa americanidad ultrarrápida y poco vocalizadora.
Lo mejor; las personas. Siempre las personas. Conocer a alguien de la talla intelectual de Paulo Sandroni con su experiencia, su señorío, su finura, su conversación, su capacidad de ver en cada persona su esencia y una ironía finísima que hace reír desde lo hondo ya merece la pena el viaje.
Y volver a contemplar a grandes  maestras cada una en su estilo. Rachelle  y Sonia.
Y la historia bellísima de como Nicolás Calavita conoció a su mujer norteamericana con la que lleva casado 50 años yéndose en barco de Italia a Grecia a los 19 años.
Ver a Martim Smolka en su ambiente norteamericano y ese ir siempre al grano, sin rodeos. Land is land.
Y  el charlar con todos ellos y compartir nuestro interés común que va más allá del value capture que es la excusa para que la ciudad llegue a todos y sea de todos. Bien común. Suma y no resta.
Pero en los mismos instrumentos de recuperación de esas plusvalías trasluce, aunque no se diga expresamente ideas muy distintas de ciudad y del hombre. En unas puedo edificar hasta el infinito...y más allá. En otras habrá que equilibrar...
Helen Rourke una sudafricana maravillosa ha sido otro descubrimiento. Sus limitaciones físicas no son impedimento.
He palpado también el sentir y ser norteamericano formado pero cerrado en si mismo.
Y en fin personas luchadoras, que echan el resto.
Barrunto posibles proyectos en la cabeza. Sueño a lo grande...a la americana.
Porqué no. Cuando salgo fuera saco algo de mi que en España tengo más aletargado. No sé bien como describir esta sensación. Me gusta ponerme en juego. Desplegarme intelectualmente, creo que es eso.

Alguna queja.
- Comer y hacer un seminario al mismo tiempo. No es sano ni física ni intelectualmente además de ser un poco guarrería.
-El p. Aire acondicionado.  Esta mañana me he tenido que salir a la calle a tomar un poco el sol porque me estaba cogiendo una migraña que iba a terminar en pulmonía. Debíamos estar a 10 grados. No exagero. Es absurdo.  Insostenible ambientalmente. Insano e incomodísimo.  Y eso que iba preparada con chaqueta y chupa.  Pero ni con esas. De verdad que han de hacérselo mirar esto.
 
Ya de vuelta. Gracias,Lincoln Institute.  Gracias, marido mío . Gracias, Patrón. 

lunes, 14 de agosto de 2017

Ordago a grande.

Queridos.
Estoy en Cambridge Massachussets (me parece que me sobra alguna 's'). Vengo a un Symposio (así de ampuloso lo han llamado) sobre 'value capture' que organiza el Lincoln Institute of Land Policy.
Primeras sensaciones en Harvard:  huele mal. Muy mal. A refrito. Ese olor americano que se te mete hasta el tuétano. Es un olor mascable.  Denso y artificial, se te pega al cuerpo. Todo huele así. Se te quitan las ganas de comer nada.
Es muy cosmopolita pero muy europeo. Siempre pienso que todos los que pasean por aquí son listísimos por el mero hecho de estar aquí.
Doy un paseo por esta pequeña ciudad que para ser americana es muy ciudad.
Descubro en frente del hotel una tienda que hacen las cejas...estoy tentada pero me contengo. Visito las tiendas corporativas de Harvard para hacer fotos y acertar en los souvenirs. Le quita sorpresa pero ganamos en eficacia.Me deleito en una perfumería, estas cosas sólo las puedo hacer en el extranjero y Jennifer la dependienta de origen Taiwanés me hace un repaso de todas las cremas de noche que tiene. Y sin que yo se lo pida me da unas muestras. Le cuento un poco mi vida  y así me suelto con el inglés.

He localizado la Iglesia Católica. Mañana es la Asunción. Buenos horarios de misa. Dentro de Iglesia había una señora sentada tranquilamente hablando por el móvil...a lo mejor rezaba, qué se yo. Yo echo mis rezos y me acuerdo que hace 5 años empezó mi periplo por el mundo en Portland.  Lo que ha llovido. Gracias a quienes me sostienen en este trayecto. Infinitas gracias.
Este viaje es un órdago a la grande. Lo he echado, espero que lo vean...y ganarlo.

viernes, 11 de agosto de 2017

Ordago a chica

Las vacaciones en familia son un reto. Convivir muchos y muchos días es intenso. Las alianzas clásicas. Paquete de 2 mayores. Paquete de 3 pequeños se mantienen como telón de fondo pero surgen algunas nuevas. Divertidas, tiernas, interesantes. El mus ha sido una fuente de unión y desunión. De tensión y distensión. El juego en familia es creativo o también destructivo pero es un lugar de encuentro donde nos ponemos en juego, y nunca mejor dicho.
(Hacer esta reflexión leyendo el Cuaderno Gris de Plá es una osadía me siento diminuta pero como este mes de agosto parece que va de retos o de órdagos...lo veo)
Y en fin seguimos a Plá sí y jugamos con cierto mal humor. Al mus se juega con un poquito de chulería, envalentonado, a veces crispados otras  arrugados en nuestra miserias pero dejándonos llevar por nuestra pareja y como en la vida intentamos salir al paso echándonos un farol porque nos revienta el ansia de ganar, aunque sepamos que vamos a perder. Otras retamos a nuestro padre, o intentamos  ir de su mano, sin quitársela nunca.
Me encanta el mus y su lenguaje. Sus envites y sus órdagos y la forma en que cada uno los utiliza y hace suyos.
He pasado el mes de julio haciendo un 'training' intensivo de mus a Martita de 10 años (casi 11) para que en verano pudiera jugar con sus hermanos. He de reconocer que me siento orgullosa de mi discípula  sobre todo porque como buena jugadora de mus ha creado su propio estilo, acorde con su personalidad.  Siempre sonríe quiera o no quiera, lleve o no lleve cartas.  Parece que no sabe mentir pero ha descubierto una sutil picardía que le vendrá muy bien en la vida. Y lo mejor de todo 'pilla' cartas siempre y ahora sus hermanos quieren ir con ella. Y Juancho (16) que ni la nombraba en el mus la llama Marti  e Ignacio (13) y ella chocan las palmas cuando ganan (estos milagros sólo los produce el juego). Y en fin  con su sonrisa pasa señas y se divierte y se ve integrada e integrante de una partida, de un juego, de un encuentro.
El año que viene enseñaremos a Almudena...que es especialista en el Continental porque todo lo cuenta y controla . Rafiki de momento como buen quinto sólo hace trampas a la sota negra para ganar siempre...

jueves, 10 de agosto de 2017

Pareados y consejos del Mercadillo

Sí el matrimonio quiere ser feliz
Al mercadillo juntos NO ha de ir

Mira que siempre imaginamos
Recorrer los puestos de la mano

Y en idílica compañía hacer
Muchas compras a la vez

Nada de esto sucede
Lo sabemos y nos puede

Esa necesidad de compañía
De compartir cesta y alegría

No es cierto, esto no es cierto
El hombre quiere ir recto

La mujer  da curvas sinuosa
Halla, busca primorosa

Entre camisetas revolver
Y  un pareo entrever
Muchos jerséis probar
Y el bolso hipi comprar

Ir al mercadillo de la mano
Es despropósito...!inhumano!

El quiere la blanca sábana
Ella la rosa tamizada
Y por esta tontuna disparidad
El pollo se puede montar

Y se oyen gritos y discusiones
Por las sábanas de los cojo...

La lección hemos de aprender
El mercadillo no se ha de hacer
En compañía del buen querer

Cada uno en su dirección
Y encontrase a la salida
Es la mejor decisión
Para evitar la gran estampida ...

sábado, 5 de agosto de 2017

Porto

Amanece nublado. Vamos de excursión. Logro convencer al personal de a bordo. Vamos a Oporto.  El día es fresco así que no se va mal en la furgo sin aire. Me toca detrás. En la tercera fila. Se entablan conversaciones. Algún juego. Peleillas. Dormito. Mascullo un rosario. 
El Norte de Portugal es sinuoso. Colina arriba. Colina abajo. Y Oporto igual. Los desniveles son espectaculares. Necesita una manita de pintura ¿o no? Muchos edificios vacíos. Aire entre decadente y en renovación.  Estas ciudades me desorientan.  Ese subir y bajar para un castellano... es un jugar al despiste contínuo. Esta orografía imprime carácter. Pero ahí reside su encanto.  Desorienta y sorprende al tiempo.   Blanco y granito. Buen gusto.
Me apasionan los dulces portugueses. Y el pan. Soy muy fan de Pingo Doce. Enloquezco como Gurb y compro bolsas y bolsas de 'bolos' de pan.  Y pastas muy baratas y mantecadas. Y tengo pendiente una tarta de galleta para el próximo asalto. 6 meses de régimen casi por la borda...una delicia ¿y porqué la pastelería gallega es seca y no es buena si está en la acera de enfrente?
Día caluroso. Somos turistas y no negamos serlo. Subimos al autobús. Regateo un poco  con las edades. Fotos. Recuerdos.  Preguntas y respuestas. Apertura. Interés. Misión cumplida. 
Viaje de vuelta. Tercera fila.  Llevo a Martita y Rafa apoyando sus cabezas cada uno en una  pierna. Van tumbados.  Ríen, hablan, les acaricio.  Dormito. Mascullo un rosario.
Segunda fila.  Almu  frita. Madre y Juancho conversan largo. Madre sabe explicarles y ellos escuchan con ese respeto y cariño que se tiene al abuelo y no al padre. Hablan de oposiciones, de la mía, de profesiones, de historia, hablan, se escuchan, ríen.
Primera fila. No lo escucho pero Ignacio sonríe a su padre.  Le admira. Comentan el recorrido, creo y hablan  de coches.
Almu duerme. Se nota. Nadie pregunta.
Ya en Galicia. Cansancio del bueno. Buen día.
-Mami te has quedado en los 90...eso  me dicen porque no sé qué significa 'mazo hipe'.
Vacaciones. Termino el rosario. Gracias.

miércoles, 26 de julio de 2017

FINAL REPORT UTC...en verso


Ya me conocéis los pocos que me leéis.
Así que terminé el Urban Thinkers Campus...a mi manera: en verso.
Como no puedo enviar este informe final a ONU-Hábitat, lo dejo aquí, mi lugar favorito, mis Teselas:

La Nueva Agenda Urbana
potencia una urbe humana
Aunque un poco desperdigada
el derecho a la ciudad proclama

Europa se hace avanzadilla
y el papel en proceso apuntilla
directivas, programas y planes
sostenibilidad para evitar desmanes

España también quiere ser
adalid de este bello deber
promueve y fomenta su agenda
Impulsa, legisla y remienda

Intenta pues coordinar
Ayuntamientos y Comunidades
y trata de firme legislar
para algún consenso lograr

¿Qué es el derecho a urbanizar?
Todo o nada nos puede dar.
la plusvalía hemos de capturar
para ciudades justas planear

Y dentro de la ciudad
queremos  muchos habitar
de una vivienda disfrutar
y ese derecho hacer realidad

Principio inspirador parece
mucha hondura nos merece
es un derecho subjetivo
resuelve Ponce afirmativo

Y hemos pues de organizar
estructuras para canalizar
una necesidad vital
que es del todo esencial

Y en este mundo global
de lo local, virtual y social
"nosotras" queremos participar
de las decisiones empoderar

Derechos constitucionales
se calibran entre algodonales
con cuidad sigiloso avanzan
tradición y política encajan

Y con tanta corrupción
necesitamos ¡la jurisdicción¡
con certeza y puntual
sin que sea residual

De todo esto hemos hablado
y en las comidas conversado
 propiciando momentos de encuentro
ese era el propósito del evento.

¡¡GRACIAS URBAN THINKERS-PENSADORES URBANOS¡¡

jueves, 20 de julio de 2017

Suspirar, nadar y dar gracias.

Acabo (salvo un viaje Boston en agosto) mi tournée de cursos de verano.
Urban Thinkers me ha regalado mucho. He aprendido, profundizado y sintetizado.  Me he dado intelectual, y físicamente. He intentado impregnar de mi  propia esencia que es el legado de una madre detallista y con mirada en el otro permanente, de mi padre simpático y carismático de mis abuelos catalanes y sus sensibilidad y finura, de mi vocación universitaria que salvata distantia me llega  de abuelo Manuel. Y desde ese tótum revolutum que somos cada uno. Mezcla, herencia y  nuestra propia intuición y experiencia he vivido estos días. Muy feliz. Si así dicho. Muy feliz.

Cursos de verano. Me gusta hablar, mucho, intento enseñar, hacer vibrar y contagiar alegría y entusiasmo por lo que hago. Privilegio y gran responsabilidad. Y ganas de seguir y nuevas líneas en las que investigar. Alumnos agradecidos que disfrutan también. Profesores y compañeros de 'bolos' con los que vamos tejiendo y compartiendo vida académica y encuentros personales y contarse la vida que es siempre gratificante y reírse con ganas.
!Oye! y beberme una mistela con hielo al borde del mar.
Llego al agua con todo eso. Me zambullo.  Pienso en madre y sus nadadas.  En mi Antoñito y aquel verano del 92. 25 años.
Y nado mar adentro.
Y suspiro, es casi un gemido que sale de lo más profundo, no del mar sino de mi alma. Y doy gracias.  Muchas gracias.